Personajes

Sumar es importante

En un encuentro con un ritmo frenético y que podría haber tenido cualquier desenlace, Central se trajo un punto de la cancha de Vélez tras igualar en dos, en un encuentro que fue ganando hasta el último cuarto de hora, pero que casi pierde en el final y que en el primer tiempo parecía realmente muy cuesta arriba tras un inicio muy flojo.

Es que, tras la pálida imagen dejada en la derrota ante Godoy Cruz, y merced a la enésima lesión de Marco Ruben, el entrenador decidió cambiar el esquema y salir a la cancha con Zampedri como único punta. Seguramente la idea de Fernández pasaba por buscar equilibrio en el mediocampo para no pasar sofocones en defensa donde Cabezas y Parot –una zaga improvisada- debían luchar ante los movedizos atacantes rivales.

Los primeros 20 minutos fueron, indudablemente, lo peor que se le vio a Central en mucho tiempo. Vélez lo pasó por arriba literalmente. Sin grandes pasajes de fútbol pero con empuje y decisión, el juvenil equipo adversario arrinconó a Central, le generó seis córners y no lo dejó pasar mitad de cancha. El gol del local estaba al caer y llegó tras una infantil pérdida de Maxi González y otro mal cierre de Ferrari, que permitieron una gran resolución de Vargas.

Si se mantenía ese ritmo, la noche pintaba realmente compleja para Central. Pero la historia volvió a foja cero con el arma más importante que ha tenido el equipo desde la asunción del nuevo cuerpo técnico: los balones parados a cargo del “Colo” Gil. Apenas por delante de mitad de cancha, el ex Talleres mandó a sus compañeros al área, envió un gran centro y Alfonso Parot, por detrás de todos, convirtió lo que hasta allí parecía un injusto empate.

Fogoneado por el gol, Central de a poco adelantó sus líneas y a partir de allí el encuentro se hizo de ida y vuelta y más parejo. Vélez ya no llegaba con la misma enjundia, el colombiano Cabezas –de buen partido- le ganó siempre el duelo a Mauro Zárate, aunque las espaldas de Maxi González volvieron a mostrarse como una invitación al ataque rival.

Por el lado del canalla, Zampedri apareció demasiado sólo para pelear en ofensiva ya que ninguno de los volantes se paró, aunque sea de manera intermitente, como acompañante del 9. De todos modos, la paciencia de Gil y algunas buenas arremetidas de Lioi y López Pisano permitieron que el dominio sea más repartido y también se juegue en campo adversario.

El complemento había comenzado con menos acción y más friccionado que la primera mitad aunque Central, en una prueba de efectividad absoluta, pegó primero y lo dio vuelta. Un saque de arco de Jeremías Ledesma fue muy bien peinado por Zampedri, quien permitió el ingreso por detrás de Joel López Pisano, que hizo gala de su interesantísima zurda para colocar el balón en el primer palo y vencer la resistencia de Rigamonti. 2 a 1 para el Canalla y la presión quedaba del otro lado.

En la última media hora, Vélez fue a buscarlo con todo y quedó totalmente desprotegido en defensa. Central, por su parte, no aprovechó las contras aunque aguantaba muy bien los embates del local hasta que, a falta de 10, un error grosero de cálculo de Parot permitió que los ingresados Mainero y Salinas construyeran la igualdad para el local.

Sobre el final hubo algo de sufrimiento aunque también una buena chance para Zampedri por lo alto. Era palo y palo, golpe a golpe y la sensación de que cualquiera podía ganarlo. Finalmente fue empate, en una producción de menor a mayor del canalla, que ahora deberá ratificar como local el próximo viernes ante Chacarita. La catarata de lesiones y el plantel extremadamente corto hacen que el entrenador deba improvisar posiciones, variantes y, aún con errores,  se pudo  dar vuelta rápido la página oscura de Godoy Cruz. No es poca cosa.