Un despertador para el presidente

Los habitués de los pasillo de la AFA no entienden como Norberto Speciale no cuestionó, con anterioridad al sorteo, la designación de Germán Delfino para el partido ante San Lorenzo. Es que todo el mundillo futbolístico conoce de la simpatía del referí por el club de Boedo.

Sin embargo, nuestro presidente es tan despistado que, además, llegó 20 minutos tarde al sorteo. Marche un reloj a la derecha.