6 de 18: Números que hablan por sí solos

Como reza el viejo refrán, la única verdad es la realidad. Y lamentablemente nuestro equipo, candidato natural al título bajo el criterio de todos y con un presupuesto de Primera División, sólo ha logrado la tercera parte de los puntos en juego, lo que es inadmisible e injustificable dada la expectativa y fundamentalmente la historia y tradición de nuestro club.

Se avecinan tiempos de decisiones drásticas que deben partir desde el seno dirigencial. Nuestro presidente y el Manager deberán demostrar la valentía y personalidad suficientes para tomar medidas difíciles en beneficio de nuestro club. Y una de ellas deberá radicar prontamente en un cambio de cuerpo técnico si es que las eternas excusas de Reinaldo Merlo –que nos hacen acordar a los tiempos de Alfaro- no se efectivizan de una vez por todas en rendimientos y resultados.

A pesar de las dificultades exhibidas y las carencias que demuestran cada partido, el plantel conformado es imposible de modificarse hasta diciembre y en todo caso la responsabilidad será de los directivos en el momento de realizar balances. Totalmente opuesta es la situación del técnico que puede y debe ser reemplazado si no encuentra un urgente vuelco de timón en este barco a la deriva.

De todo corazón deseamos que el tan mentado pacto político Speciale – Milicic – Belloso no implique sostener a Merlo aún cuando esto afecte seriamente los intereses de Central.  Speciale y Milicic ya tienen un grado de culpa en nuestro descenso por haber integrado la comisión de Usandizaga y sería imperdonable que agreguen a su derrotero nuestra continuidad en la B Nacional.

En este escenario el hombre clave será Gonzalo Belloso, conductor político, responsable y máxima figura de Raza Canalla. Con estos antecedentes ha sido el receptor de las esperanzas del pueblo canalla en pos de lograr el ascenso.  Impulsados por el rechazo a la gestión de Usandizaga que demostró un absoluto desconocimiento del mundo del fútbol, los socios se volcaron a un ex jugador del club con antecedentes de Manager en Paraguay. Se voto a “alguien que sabia de fútbol”. Se acerca el momento de demostrarlo.

En la transmisión televisiva ante Almirante Brown ya se aventuraron nombres de posibles reemplazantes para Merlo, entre los que se destacó principalmente el de Pablo Sánchez. Esperemos que sea solo una operación de prensa, ya que el pasado de Vitamina como DT no nos dio ninguna de las satisfacciones que nos dio como jugador. Y su recorrido posterior al paso por nuestra institución tampoco arroja demasiadas esperanzas –solo permitiría ver en cancha a Marcelo Aguirre que llegó al club bajo su recomendación-.

Sin embargo lo indiscutible es que el proceso de Merlo (que comenzó con la pantomima de Burruchaga)  camina desde hace tiempo por un sendero de dudas y nubarrones. Por tal motivo, los dirigentes deben tener bajo la manga una carta para reemplazarlo ya que el margen de error es prácticamente nulo.  Tengamos presente que la B Nacional es un torneo largo pero no infinito.  Nuestra necesidad no puede dormir el sueño de justos ni conformarse con jugar “no tan mal”. Necesitamos puntos, porque al fútbol se gana con goles y los ascensos se consiguen con resultados.  Y esto es lo que el Manager y la CD no deben perder de vista.

Si queremos volver a Primera todos debemos estar a la altura de las circunstancias. Por ahora la única que cumplió fue la hinchada. Seguimos esperando que lo hagan los jugadores, el cuerpo técnico, el manager y la comisión directiva.

Novedades en tu e-mail

Lo más leído de la semana

No hablen más de clásico
Domingo, 10 de Diciembre de 2017